septiembre 2010

de adentro para fuera

  • por

Lanza primero tu corazón y tu caballo saltará el obstáculo. Muchos desfallecen ante el obstáculo